• Colorantes en polvo
Categorías (26 productos)

Nivel de categorías 1

Precio

Precio

0,00 € - 50,00 €

Precio (26 productos)

Precio

0,00 € - 30,00 €
Capacidad

Capacidad

No hay opción disponible en este grupo

Litros

Litros

No hay opción disponible en este grupo

Largo

Largo

No hay opción disponible en este grupo

Ancho

Largo

No hay opción disponible en este grupo

Colorantes en polvo

Amplia variedad de colorantes en polvo para decorar en repostería. 

 

Comprar colorantes alimentarios en polvo para repostería

42 productos de Colorantes en polvo

4.5 / 5

Dimoba Suministros

150 Opiniones certificadas

Comprar colorantes alimentarios en polvo para tus recetas

En nuestra tienda online disponemos de una amplia gama de colorantes en polvo para decorar coberturas, sombrear el fondant, dar diferentes tonalidades a elementos como hojas, caras, etc...

A diferencia de los colorantes en gel, los colorantes líquidos o los colorantes en pasta los de polvo son un tipo de colorante más indicado para hacer matices, más que para dar colores vivos a las elaboraciones de repostería y pastelería. También se pueden utilizar diluidos en algún alcohol tipo coñac para pintar con pincel sobre galletas, etc... 

En Dimoba Suministros encontrarás toda la gama de colores posible de colorantes en polvo, tanto brillantes y metalizados como los básicos.

Amplio catálogo de venta de colorantes en polvo para alimentos

También disponemos de colorantes en polvo efecto perlado, indicados para  Indicados para colorear merengues, cremas, gelatinas, azúcares grano, etc… Se puede conseguir un efecto perlado brillante, mezclados a un 0´3%+- según tus gustos. Si se aplican directamente con pincel, sobre piezas y decoraciones de chocolate, se obtiene efectos brillantes con mucha luminosidad.

Cuando se utilicen colorantes en polvo se aconseja realizar una pre-mezcla del contenido para conseguir un color uniforme y homogéneo para evitar los grumos.

Como el resto de colorantes para conservarlos de forma correcta tras su uso basta con almacenarlos en un lugar fresco y seco, ya que si se guardan en la nevera pueden perder sus cualidades.