Trucos para ahorrar energía en tu negocio hostelero

Te contamos trucos y tips para que tu negocio hostelero ahorre en la factura de la luz

En Dimoba Suministros como expertos en maquinaria de hostelería conocemos el gasto que tienen en tu negocio planchas, freidoras y demás productos que precisan de largas horas de consumo de energía.

Hoy queremos compartir con vosotros algunos trucos para poder ahorrar energía en un restaurante, cafetería, o cualquier establecimiento hostelero.

Tanto los que acabáis de comenzar vuestro negocio como los que lleváis tiempo en el sector de la hostelería, sabéis que el coste de alquiler (si corresponde) y las facturas de suministros: agua, gas y electricidad suponen un porcentaje muy importante del gasto mensual.

Además, si queréis ofrecer un precio asequible a nuestros clientes, no es aconsejable elevar los precios de la carta ni ofrecer un servicio de menor calidad. De este modo, resulta imprescindible buscar la manera de ahorrar por otro lado.

¿Por dónde empezar? El gasto energético puede ser un excelente candidato. Con muchas ventajas no sólo para nuestro bolsillo, sino también para el medio ambiente.

Dentro del gasto energético, el gasto en electricidad es el más elevado en un establecimiento donde las luces, la maquinaria de hostelería y la decoración luminosa siempre está encendida.

 

Evita usar elementos de cocina eléctricos. 

Te contamos trucos y tips para que tu negocio hostelero ahorre en la factura de la luz

Intenta evitar usar aparatos electrónicos cuando no sean totalmente necesarios. Por ejemplo, para batir huevos, remover salsas, etc. que puede hacerse de forma manual.

Ofrecer un menú hecho por nuestras propias manos le otorga un punto adicional al servicio.

 

Desconecta los aparatos eléctricos que no se están usando.

No importa que sea pequeño o grande… el stand by (esa luz roja que queda encendida aún cuando apagamos los equipos) siempre consume energía ¡Incluso hasta 20 vatios! Quizás parezca un detalle mínimo pero si sumas todos los días 20 vatios al mes son 600. Eso sólo con un dispositivo.

Desconecta también los cargadores de móviles, tabletas, portátiles, etc. cuando no sean necesario. Aunque no lo creas, siguen consumiendo electricidad

Además, no enchufes varios aparatos en un mismo contacto, se pueden provocar cortocircuitos por sobrecarga..

 

Revisa la instalación eléctrica.

Invierte en cambiar aparatos o conexiones. Si una instalación no está en perfectas condiciones gastará más energía y eso repercutirá en la factura de la luz

 

Coloca barreras de aire en el acceso al restaurante. 

La instalación de cortinas de aire o puertas dobles puede traer como consecuencia un ahorro de hasta el 70% y además ofrecen mayor confort para los clientes y empleados.

 

Aprovecha la iluminación natural.

Te contamos trucos y tips para que tu negocio hostelero ahorre en la factura de la luz

 En el techo puedes colocar bloques translúcidos para que aprovechar la luz del sol durante el día. También puedes instalar ventanales grandes en la fachada. Aprovecha la orientación del local para iluminar sin necesidad de encender las bombillas hasta que anochezca.

Para evitar el calor, te aconsejamos que instales un sistema de protección solar regulable que te permitirá no mantener el aire acondicionado encendido todo el día.

 

Actualiza tu maquinaria.

Las cocinas de gas son una buena opción para no utilizar electricidad.

Además, elige sistemas de regulación automática de extracción y aparatos que se puedan programar o que incorporen sensores. Los empleados no deberán estar pendientes y al mismo tiempo estarás ahorrando bastante energía.

 

Utiliza lámparas LED.

Te contamos trucos y tips para que tu negocio hostelero ahorre en la factura de la luz

 Aunque es verdad que las bombillas, tubos y focos con tecnología LED son más costosos que los incandescentes o fluorescentes, todo es ahorro y beneficios.

Las luminarias de este tipo no sólo gastan menos energía, sino que además duran más, no elevan la temperatura (se pueden manipular sin problemas) y el tipo de luz es más ameno para los clientes y empleados.

 

Aprovecha los flujos de aire.

En establecimientos grandes y con muchas ventanas se pueden abrir de forma estratégica para que acondicione el salón sin que los comensales se den cuenta. El viento puede ingresar de forma natural a tu restaurante para que reduzcas el uso del aire acondicionado en verano.

La técnica es simple: por cada lugar de entrada de aire debe haber uno de salida para que el mismo circule. Así, el aire caliente del interior (incluyendo el de la cocina) sale, y el fresco ingresa.

 

Utiliza climatización inteligente.

Si fuera posible, cambia la instalación de climatización centralizada por una dividida por zonas. De esta forma, sólo encenderás el área donde hay gente o es necesario según el momento del día.

Por otro lado, no es lo mismo la parte delantera del salón que tiene contacto con el exterior que la del centro o la del fondo. Un termostato en cada lugar encenderá el aire acondicionado sólo cuando el área deja de estar en los grados centígrados recomendados.

 

Elige telas según la época del año.

Esto incluye las cortinas, los manteles, el revestimiento de las sillas o asientos, y hasta la vestimenta del personal. En invierno puedes usar telas más pesadas para que el calor no se “evapore” y en verano más livianas para que el calor no aumente. Aunque no lo creas, este cambio supondrá menos gasto en calefacción o aire acondicionado.

 

Aprovecha las energías renovables.

Puedes usar energía solar térmica para el agua caliente que se emplea a diario o paneles solares para las luces del salón.

 

Pinta con colores claros.

Te contamos trucos y tips para que tu negocio hostelero ahorre en la factura de la luz

Tanto las paredes como el techo deben estar pintados con tonos claros (blanco, celeste, rosa, etc.), que son mucho más luminosos y permiten que la luz artificial no sea tan necesaria. 

 

Reemplaza balastros, motores, ventiladores.

En el sector de la cocina, hay muchos elementos que gastan bastante energía eléctrica y que se pueden sustituir para hacer un uso más eficiente de la electricidad. Por ejemplo, puedes cambiar los balastros magnéticos convencionales por los electrónicos para gastar hasta un 30% menos en la factura.

Ya sea porque estés pensando en abrir un restaurante y necesitas todo el equipo (incluyendo salamandras cocina, cubertería, electrodomésticos, mobiliario, etc.) o que hace tiempo que estás en este sector, desde Dimoba Suministros te recomendamos que pongas en práctica estos consejos para ahorrar en iluminación, calefacción y utilización de herramientas en la cocina.

Puedes comenzar con lo más pequeño, que es comprar luces LED o desconectar los aparatos que no estás usando, y ya notarás un cambio en la próxima factura de la luz.

Desde Dimoba Suministros te ofrecemos nuestra ayuda para cualquier duda que tengas con tu negocio de hostelería. No dudes en ponerte en contacto con nosotros y te ayudaremos en todo lo que esté en nuestra mano.