Las torrijas caseras son un dulce tradicional de mucha popularidad, es muy frecuente su elaboración en Semana Santa y en nuestro especial no podía faltar. El aspecto que pueden tener varía dependiendo fundamentalmente del pan que se utilice en su elaboración y del grosor que se las quiera dar. Su color por lo general es bastante oscuro, como resultado de la fritura y la incorporación de miel .

Las que hoy os traemos en #LaRecetaDelJueves de Dimoba Suministros son con miel y canela. Un dulce delicioso y perfecto para las fiestas de Semana Santa. ¡Comenzamos!

           Ingredientes

  • 1 barra de pan del día anterior

  • 500 ml de leche

  • 1 palo de canela

  • 2 huevos

  • 100 gr de azúcar

  • 5-7 cucharadas de miel

  • 100 ml de agua

PREPARACIÓN

 

  • Cortamos con un cuchillo en buen estado el pan en rebanadas de un grosor de 3 cm. aproximadamente.

  • Calentamos la leche en un cazo mediano con la canela y el azúcar y dejamos reposar un rato hasta que se enfríe. Calentamos la leche hasta que vaya a comenzar a hervir y retiramos. 

  • Una vez que la leche está fría, mojamos en ella las rebanadas de pan hasta que se empapen bien. Las sacamos y las dejaremos que reposen unos minutos en una bandeja para que así cojan bien el sabor de la leche.

  • Rebozamos las torrijas en el huevo batido y freímos en una sartén con abundante aceite. Hay que tener especial cuidado con la temperatura del aceite ya que se nos pueden quemar por fuera y quedar sin hacer por dentro. 

  • Sacamos y colocamos sobre papel absorbente para que escurra todo el exceso de aceite.

En un cazo ponemos a fuego medio el agua y la miel y dejamos que se disuelva hasta formar un jarabe. Una vez que tengamos lista la mezcla regaremos las torrijas previamente colocadas en una fuente y servimos.

Consejos:

 

  • Usa pan de barra del día anterior.

  • Déjalas reposar tras bañarlas en la leche unos minutos antes del rebozado para que tomen bien el sabor.

  • Calienta el fuego antes de ponerlas a freír porque si no está lo suficientemente caliente quedarán blandengues.

  • Fríelas en grupos de dos o tres para que el aceite no se enfríe demasiado.

  • Cuela el aceite de vez en cuando para quitar los restos de huevo que puedan quedar en este y así no se llenarán tus torrijas de indeseados pizcos negros.

  • Escúrrelas bien sobre papel absorbente para que no les quede aceite.

  • Riégalas bien con el almíbar, así quedarán súper jugosas.

  • Puedes usar miel de caña o la que más te guste, miel de flores, de romero, de eucalipto.