Pasta Fresca. Diferénciate de tu competencia.

 

Preparar pasta fresca deliciosa aportará un plus de calidad en tu negocio hostelero

Ofrecer pasta fresca en tu restaurante es un elemento diferenciador de la competencia y te permite ofrecer una experiencia única a tus clientes con un producto de calidad que puedes servir de 1000 formas.

Otra área de negocio donde no puede faltar es en los obradores de comida preparada, que pueden ofrecer a sus clientes un producto artesano listo en 3 – 5 minutos.

 

La pasta fresa se elabora con harina y huevos.

Preparar pasta fresca deliciosa es fácil y hará que tu negocio hostelero se diferencie

La receta tradicional consiste en 100gr de harina por cada huevo. A partir de ahí el único límite para preparar pasta fresca está en la imaginación del cocinero.

La harina ideal es aquella de calidad con baja o moderada fuerza. Harina pastelera o para repostería. Las harinas se catalogan en más o menos fuerza dependiendo de la cantidad de gluten que tienen.

Por supuesto, podemos elaborar pasta para celiacos utilizando harinas sin gluten; se trata de harinas de cereales, como el arroz, el maíz o el trigo sarraceno.

También podemos ser originales apostando por el sabor de otros tipos de harinas, como la de soja, de garbanzos, de almendra, de castañas… y hacer pasta de colores y sabores diferentes mediante la adición de diferentes sustancias como espinacas, azafrán, pulpa de remolacha cocida o tinta de calamar.

Es importante que la harina no esté húmeda ya que la masa quedaría demasiado esponjosa y pegajosa, lo que no es bueno para extruir la pasta. Un truco es secarla previamente en el horno durante unos minutos y, si es necesario añadir agua caliente al final del amasado si la pasta queda grumosa.

Preparar pasta fresca deliciosa a base de productos naturales hará que tu negocio hostelero destaque

Si quieres hacer pasta rellena, te recomendamos elaborar únicamente la masa con yemas de huevo y harina. Sabrás cuando estén en su punto de cocción por que flotan en el agua.

La mezcla de huevo y harina la puedes hacer de manera manual aunque nuestra recomendación es que utilices una amasadora profesional. Conseguirás una masa homogénea y tu personal de cocina podrá dedicarse a otras tareas.

Una vez terminada la masa, necesitaremos una máquina para darle la forma deseada. Hay múltiples opciones. Nuestra selección la podéis ver aquí.

 

Conservación de la pasta fresca.

La pasta fresca podemos conservarla en la nevera 2 – 3 días (Entre 2º y 4 ºC) tapada con film transparente para que no se reseque.

También se puede congelar inmediatamente después de elaborarla, para ello recomendamos el uso de un abatidor de temperatura (congelado rápido) para evitar la formación de cristales en la pasta que modifiquen la textura del producto al descongelar. Para cocinar la pasta congelada se puede poner directamente en la olla sin descongelar y darle 1-2 minutos más de cocción.